Capilla 1

Seminario

Arandas
Capilla 2

Seminario

Arandas
Casa 1

Seminario

Arandas
Virgen Misionera

Seminario

Arandas

Arandas

Seminario Menor

C. María Guadalupe Mora 144 47180 Arandas, Jal.
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Seminario Menor

Arandas es una ciudad de los Altos de Jalisco, con una tradición cristiana muy fuerte y  además tierra de cristeros. Esta ciudad fue elegida por los padres Bruno Calderalo y Ángel Paganelli para establecer un seminario menor para las misiones.

El 12 de diciembre de 1977, el Obispo de la diócesis bendijo la primera piedra y de inmediato comenzaron los trabajos de construcción, en un terreno donado por señoritas Eufrosina de la Soledad y María Dolores Camarena.

El padre Bruno estaba encargado de los trabajos y el padre Paganelli recorría escuelas y poblados buscando muchachos deseosos de hacerse misioneros. La generosidad del pueblo arandense se vio reflejada en el apoyo que los padres recibieron para la construcción del Seminario, pues muchas personas colaboraron con donativos y mano de obra en la construcción.

El 1 de enero de 1979 entraron oficialmente a la casa los primeros 17 alumnos repartidos respectivamente en los tres grados escolares de secundaria, pues para entonces, la intención de los padres xaverianos era tener solamente a alumnos de secundaria.

En 1980 comenzó la construcción de la capilla dedicada a San Francisco Xavier y un año después, el 13 de diciembre, fue inaugurada. El padre Bruno trajo como ejemplo para los seminaristas los restos de tres mártires cristeros: los hermanos Salvador y Ezequiel Huerta y Luis Magaña. Los restos fueron colocados cerca del altar, el 20 de noviembre de 1981.

En 1985 comenzó la construcción del tercer colegio de los xaverianos en México, el Centro Cultural Alteño, como respuesta a la necesidad de dar a los seminaristas una mejor formación misionera y también para tener una preparatoria en la zona de los altos. El Colegio se construyó cerca del seminario, en un terreno donado por la misma persona que había regalado el terreno para la construcción del seminario, las señoritas Camarena. El día 7 de septiembre de 1988 tuvo lugar la inauguración, y ese primer año escolar se admitieron 132 alumnos, de los cuales 31 eran seminaristas.

  • A. Morales Reyes
  • Arandas

Xantolo: Fiesta de los Difuntos

0
0
0
s2smodern
¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

En México la Fiesta de los difuntos la solemos celebrar los días 1 y 2 de noviembre, aun si en la tradición cristiana el 1 de noviembre es el Día de Todos los Santos.

Si entramos en la tradición y la cultura Náhuatl de la zona Huasteca, esta fiesta comienza en realidad el 31 de octubre, a medio día, con la llegada de los angelitos, es decir, los difuntos que murieron siendo niños; mientras que en los siguientes días llegan los adultos. Esta fiesta dura hasta el 8 de noviembre, incluso en algunos lugares se hacía una última despedida a las almas de los difuntos el 30 de noviembre.

 En la mentalidad actual se dice que el mexicano se burla de la muerte, tal vez la de la propia porque en el fondo la muerte siempre nos deja tristeza y llanto. Toda muerte es dolorosa. Somos seres humanos y por eso tratamos de entender nuestra existencia. Por lo mismo hay muchas maneras de interpretar ese momento por el que tarde o temprano todos pasaremos.Acoyotla 066

Es así como los antiguos Aztecas y los Mayas nos dejaron un legado cultural sobre la vida y la muerte. La muerte es pues un paso de este mundo a uno diferente. ¡Se nace y se muere para nunca más morir! porque en realidad la muerte genera una nueva vida. De aquí que los Aztecas tomaban como ejemplo al sol, que para ellos era un dios. Solían decir que el sol nace por el Oriente y camina hacia el Poniente, mientras que el hombre nace por el Sur y camina hacia el Norte. A un cierto punto estos dos caminos se cruzan y es ahí donde se decide el destino final del ser humano.

Ese destino final dependía del comportamiento del hombre o la mujer. Quien llevaba una vida familiar y social intachable continuaba su camino con el sol, es decir hacia el Poniente, y de esa manera compartía la vida del sol y junto con él salía cada mañana para dar calor y hacer que los campos produzcan sus frutos. Por ello también se dice que los rojos atardeceres son la sangre de los difuntos que se fueron a vivir con el sol.

Por el contrario, si el ser humano llevaba una vida desordenada al momento de morir seguía su camino hacia el norte, al lugar de los muertos o Mictlan como se dice en náhuatl, donde simplemente ya no hay vida.Negritos 099

¿Qué enseñanza nos dejan nuestros antepasados con la celebración del Día de Muertos? Lo más importante es que nos enseñan a celebrar la Vida, ellos creían en una vida después de la muerte, para ellos la muerte no era el fin del ser humano. Nuestros antepasados sabían distinguir el bien y el mal y de ahí que nos recuerdan la importancia de hacer el bien para merecer vivir después de la muerte. Ellos no tenían la idea del pecado como en el cristianismo, pero sí sabían que las malas obras matan al ser humano. Por último, creemos que esta idea de nuestros abuelos, sobre la vida y la muerte, eran ya las bases para recibir el Evangelio de Cristo que completa y clarifica su idea de la Vida Eterna, el sol de los Aztecas tarde o temprano se acabará, mientras que Cristo es eterno y nos asegura que la recompensa final es la Resurrección.

Además de todo el folklore que acompaña esta fiesta, las flores de cempoalxochitl, la danza de los negritos, los tamales y el chocolate, les deseamos a todos unas felices fiestas y no olvidemos rezar por nuestros seres queridos que se nos han adelantado en el camino para estar con el Creador y dueño de nuestras vidas.